El origen de Carlos I es enigmático. Su historia se remonta a 1889 cuando un maestro bodeguero encontró en su bodega, ubicada en la ciudad de Jerez, unas misteriosas barricas. Al instante, se percató de que contenía el brandy más exquisito que había probado jamás, y eligió el nombre de Carlos I porque en su sabor percibió el destino de un gran conquistador.

4 artículos

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe noticias, eventos y mucho más en tu e-mail
To Top