Fino Quinta transforma su imagen para rendir homenaje a la ‘Caseta’ en una nueva edición de las Ferias de la Primavera y Fiestas del Vino Fino. Desde Osborne hemos querido dedicar esta nueva edición de Fino Quinta al lugar donde los sueños se hacen realidad en Feria y donde es posible refugiarse tanto del fuerte calor como de las abundantes lluvias. Y es que nada puede compararse con una buena caseta de Feria donde disfrutar de nuestro Fino Quinta. Un vino seco, con ligeras notas salinas y recuerdos a pan recién hecho, de color amarillo pálido y reflejos dorados que cuando lo degustamos a baja temperatura se convierte en el aliado perfecto para convertir cualquier Feria en una experiencia para los sentidos. El gran embajador de cualquier caseta se sirve a una temperatura aproximada de entre 8 y 10 grados y debe ser acompañado por las típicas tapas de Feria que con esmero se preparan en los fogones de las casetas.